Información blog

Linux, tutoriales, noticias, sistemas, redes y seguridad informática, entre otras cosas.

martes, 12 de mayo de 2015

FreeNas, el NAS por sofware

Hoy hablaré sobre el almacenamiento en red. El uso de este tipo de tecnología se ha ido expandiendo rápidamente durante la última década la cual se ha convertido en un imprescindible en las empresas y también se ha ido adaptando a algunos hogares. El almacenamiento en red simplemente consiste en poner uno o varios discos duros en una red local para que los datos almacenados en éste sean accesibles por todos los dispositivos conectados en dicha red; dicha tecnología viene bien cuando se quiere acceder al mismo contenido desde distintos dispositivos o cuando se quiere tener un punto de almacenamiento común. Evidentemente no todos tienen las mismas necesidades; existen dispositivos más profesionales que otros que están mejor preparados contra cualquier tipo de incidencia y que están mejor preparados para trabajar en la famosa "nube", pero estos elementos no están al alcance de todos los bolsillos y suelen ser destinados para empresas grandes. En este pequeño artículo no voy a hablar sobre éstos elementos, aunque para información se llaman SAN(Storage Data Network) y DAS(Direct Attached Storage).

Pero en este artículo en concreto me voy a centrar específicamente en el sistema de almacenamiento en red más pequeño y más al alcance de todos los bolsillos: el sistema NAS. El éxito de este sistema se atribuye a dos cosas: El primero, es que su precio es relativamente bajo; el segundo sería su facilidad y rapidez de implantación. Un NAS está compuesto por el dispositivo NAS en sí, con su propio sistema operativo incluido para poder gestionarlo adecuadamente (generalmente el sistema es Open Source) y cierta cantidad de ranuras para insertar los discos duros deseados; Generalmente suelen disponer de 4 o más ranuras, pero existen opciones de 2 e incluso de 1 ranura. Para haceros la idea de cómo es físicamente un NAS podría servir de ejemplo esta imagen:


Ejemplo de un NAS

Cómo este tipo de tecnología, requiere algo de inversión (aunque sea pequeña comparada con los SAN), y no siempre sabemos si este tipo de dispositivos se adaptan a nuestras necesidades o si lo que deseamos puede exceder la capacidad de nuestro bolsillo, existe una alternativa por software llamada FreeNAS.

FreeNAS es un NAS por software gratuito y perfectamente funcional, que permite, mediante un proceso de instalación muy sencillo, poseer un NAS casero sin ningún tipo de inversión; Para ello se puede usar a modo de prueba una maquina virtual, tal y cómo voy a mostrar yo ahora; En este caso he optado por una máquina virtual hecha en VirtualBox, pero el proceso sería muy parecido en cualquier entorno de visualización equivalente.

Para instalar el sistema, basta con ir a la página oficial http://www.freenas.org/ y descargarse la iso. Al ser un sistema Linux, habría que instalarlo cómo tal en VirtualBox, aunque al desconocer bajo que arquitectura funciona (Desconozco si está bajo Debian, Red Hat o si ha sido construido desde 0 con una arquitectura complemente nueva) con lo que lo más adecuado sería preparar una máquina virtual nueva cómo "Other Linux" tal que así:


El resto de parámetros para la máquina irían al gusto de cada uno, si bien sería recomendable asignarle cómo mínimo alrededor de 1250MB de memoria RAM y no más de 10GB de disco duro a la máquina. Una vez preparada la máquina, habría que añadirle OTRO disco duro virtual, que haría de disco duro instalado en el NAS. Dicho proceso es tan sencillo cómo ir a la sección de configuración, de la maquina virtual, entrar en la sección de almacenamiento y agregar un nuevo disco duro del tamaño que uno desee. En la siguiente captura muestro cómo quedaría tras añadir dicho disco, y resalto el botón que habría que pulsar para añadir un nuevo disco:


A modo de recomendación para después evitar problemas, sería aconsejable aprovechar que se está en la sección de configuración para entrar en la sección de red, y configurar la interfaz de red cómo Adaptador puente. Esto evitará que hayan problemas una vez instalado el sistema operativo ya que gracias a dicho cambio haremos que la máquina virtual en cuestión sea capaz de obtener ip de nuestro DHCP (Dynamic Host Configuration Protocol).



El proceso de instalación es realmente sencillo; Solo consta de tres pasos completamente intuitivos. Lo único de lo que uno se tiene que preocupar en el proceso es de:

  1. Asegurarse de que el sistema se instala en el disco duro virtual más pequeño.
  2. Poner una contraseña sólida, ya que será la contraseña que de acceso al NAS.
Tras finalizar la instalación solo habría que reiniciar para empezar a probarlo; La primera vez tarda mucho en arrancar, debido a que tiene que configurar algunos parámetros predeterminados, pero sólo ocurrirá la primera vez; a partir de ahí, el tiempo de carga será mucho más reducido. En un principio, si se ha configurado correctamente la interfaz de red de la máquina virtual tal y cómo he comentado antes, no debería haber ningún problema y debería mostraros una dirección ip válida precedida http; Es decir que sería algo cómo http://ip/. La consola aquí no es de gran ayuda; La configuración se hace vía web con lo que habría que introducir la dirección en el navegador, mostrando un pantalla de login; Aquí habría que introducir root cómo usuario y la contraseña introducida en la instalación.



La primera vez que se acceda, el sistema te mostrará un asistente de configuración del NAS en cuestión. Aquí el disco duro que se va a configurar va a ser el disco adicional que se ha creado anteriormente; disco que puede tener diferentes tipos de configuración, bastante diferentes entre sí. La gran ventaja que ofrece FreeNAS es que te permite muchos tipos de configuración y que es muy flexible, pero el abarcar todas las opciones que puede ofrecer este software convertiría este artículo en algo kilométrico. Aún así, para aquellos interesados en aprender en profundidad sobre este software, pueden encontrar toda la documentación necesaria en: http://doc.freenas.org/9.3/.

A partir de aquí la verdad es que es muy flexible. Aún así, por lo menos voy a mostraros cómo añadir el disco duro. Para añadir el disco duro, habría que ir a la sección de Storage y clickar en Volume Manager; Al clickar aparecería una ventana emergente que mostraría los discos duros disponibles. Tras seleccionar el disco deseado solamente habría que clickar Add volume:


De aquí en adelante las posibilidades son infinitas; esto solo es el comienzo. Espero que con este artículo os animéis a a probarlo y a experimentar las diferentes posibilidades que puede llega a ofrecer.

Saludos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario